- Hide menu

Cómo trabajaba

TESTIMONIO: DE CÓMO TRABAJABA LOS TEMAS HISTORICOS EN PINTURA

RETRATO DE TUPAC AMARU
Lima, 2 de Mayo de 1985.

Encargado del señor Presidente de la República, Arquitecto Fernando Belaunde Terry, para el Palacio de Gobierno.

Informe que el pintor considera necesario para la mejor apreciación del cuadro:

FUENTES:

Archivo de Indias.
Acta de la Ejecución de Túpac Amaru en el Cuzco.
Diccionario Histórico de Mendiburu.
Descripción de Túpac Amaru en 1780 por el Coronel Pablo Astete, criollo cuzqueño y su amigo.
Notas del diario de Arequipa del 4 de Enero de 1781.
Notas de un anónimo.
Descripción de José Gómez, cura de Oropesa, en carta al Obispo del Cuzco J.M. de Moscoso y Peralta del 16 de Enero de 1781.

RETRATOS DE TUPAC AMARU:

Antonio Oblitas, pintor mulato libre y seguidor de Túpac Amaru, le hizo un retrato que fue quemado el día de la ejecución, según refiere el Mariscal José del Valle, su vencedor. En él estaba Túpac Amaru representado a caballo, con las insignias reales de los Incas y un bastón de mando. Como fondo de su figura se veía el incendio de la Iglesia de Tinta y otras escenas de violencia vengadora contra los españoles en la cárcel de Sangarara.

Se habla de un segundo retrato pintado por el indio Simón Jainacancha, hasta hoy perdido.

FIGURA Y CARÁCTER DE TÚPAC AMARU:

Túpac Amaru nació el 19 de Marzo de 1741. Murió el 18 de Mayo de 1781. Por lo tanto vivió 40 años. La sublevación que encabezó duró solamente un año.

Medía 5 pies y 8 pulgadas o sea 1.72 cm. Era mestizo. Su padre descendía de la nobleza incaica y su madre apellidaba Noguera y era española de sangre. Estudió en el Colegio de Caciques del Cuzco.
Era de complexión vigorosa y fuerte. De proporciones regulares. Alguien dice que tenía fisonomía buena de indio. Nariz aguileña. “Pelo negro y enrizado hasta la cintura”. “Muy blanco para ser indio, muy oscuro para ser español”. Ojos vivos y negros, más grandes que los de los naturales.

Culto, elegante. Caballero en sus maneras. Digno con los superiores, con formalidad con los aborígenes. Franco, generoso, prudente, circunspecto. Sereno, grave, ensimismado, reconcentrado.
Dice Astete:
“Parecía tener el alma siempre ocupada en grandes asuntos”.

Era admirado y respetado; pero tenía pocos amigos. Inspiraba simpatía a pesar de su severidad natural “que pocas veces se armonizaba con la risa”. Tenía cierta majestad en el semblante y reía muy poco. Hablaba despacio y conocía perfectamente el español y el quechua.

VESTIDO:

Túpac Amaru pertenece a la “burguesía surgente”. Era un aristócrata imperial y, a la vez, un empresario andino y un “curaca aldeano y paternalista”.

Vivía con lujo en el Cuzco y usaba ropa española fina, casi siempre terciopelo negro con chuspa de tisú de plata. Camisa bordada, zapatos con hebilla de oro. Pantalón a la rodilla y medias blancas, casaca fina y larga; un bastón con puño de oro. En la cabeza una monterilla catalana de seda negra o un sombrero de castor, de 3 vientos, con una pluma y una cruz de paja chilingua.

Sobre el traje español, se ponía a veces., iniciada la revolución, un unco o roquete sin mangas, de color morado y ricamente bordado, y una cadena de oro en el cuello de la que pendía un sol de oro con insignias de los incas. Y unas hondas de seda, dos cruzadas sobre el pecho y otra de cinturón.

Le acompañaban numeroso sirvientes y a veces hasta un capellán. Sus dos hijos iban con él también a caballo y también muy elegantes.

PARA EL RETRATO QUE HE PINTADO:

1. He debido decidir la pose y las dimensiones de la figura.

2. No es necesario el cuerpo entero. Toda la expresión está en la cabeza y en las manos.

3. Quiero evitar las posturas declamatorias y teatrales.

4. Suprimir los adornos y objetos decorativos o de uso diario que distraen la atención del espectador.

5. Evitar el cuadro puramente descriptivo: el retrato de un señor en su casa.

6. Quiero buscar la imagen mestiza de un hombre que hoy en día es el símbolo de la rebeldía frente a la dominación extranjera. Y realizar el cuadro con el criterio muralista, de tono heroico.

7. Busco un hombre de energía concentrada, cargado de fuerza contenida. Las manos comienzan una acción; pero la cara medita y parece saber lo que va a suceder.

8. He reducido el vestido a lo elemental: una camisa simple, la casaca española y el pantalón oscuro. En la casaca se sugiere la época del vestido. Así el cuadro escapa a los detalles de la moda.

El cuadro se barnizará dentro de seis meses. Tiene que secar bien la pintura para recibir el barniz.

El cuadro tiene casi 2 cm. de exceso por lado para poder adaptarse bien el marco existente. Está ejecutado en lienzo inglés, sobre un bastidor de cedro.

Teodoro Núñez Ureta
El Rosal – Ciro Alegría 348
San Antonio, Miraflores

Nota: Puede ver el cuadro mencionado en OLEOS (click)